La psicosis en adolescentes puede estar asociada a la contaminación del aire